La ginecoestética es un paso más en la evolución de la ginecología, motivado por los cambios de hábitos en la sociedad actual y el aumento de la esperanza de vida.

La ginecoestética ofrece una serie de técnicas no quirúrgicas y no invasivas cómo son el Láser vaginal y la Medicina regenerativa (Plasma Rico en Plaquetas y la autotransferencia de Grasa).

Ambos son procedimientos ambulatorios no dolorosos además de rápidos, dirigidos a restaurar o rejuvenecer la vagina y la vulva, mediante la formación de un nuevo colágeno y la estimulación de los factores de crecimiento.

Estos tratamientos están indicados en casos de:
  • Incontinencia urinaria
  • Laxitud vaginal postparto
  • Sequedad vaginal (especialmente en pacientes con cáncer hormonodependents)
  • Dolor en las relaciones sexuales
  • Dolor o picor bulbar crónico
  • Problemas dermatológicos bulbares,
  • Cicatrices deformantes o dolorosas
  • Aumento de volumen de los labios mayores.

Para conseguir este objetivo, es importante que la valoración se realice por un ginecólogo con formación específica. Éste puede individualizar los tratamientos según las necesidades del paciente.

Actualmente la mentalidad de la mujer está evolucionando hacia un mayor cuidado de su cuerpo. No sólo por cuestiones de salud, a la mujer también le preocupa su belleza exterior. La apariencia así como la funcionalidad de los genitales es una parte muy importante, para conservar o mejorar la calidad de vida sexual y en ocasiones la autoestima.