La rosácea son pequeños vasos sanguíneos y enrojecimiento. Se acostumbra a tener principalmente en
mejillas, mentón, nariz, orejas y/o frente, aunque también puede darse en otras partes del cuerpo (cuello, escote, etc…).

La rosácea tiene un tratamiento efectivo con la luz pulsada (IPL).
En nuestros centros médicos cuando hacemos este tratamiento no solo lo realizamos en la zona afectada, sino que también lo extendemos toda la región facial para conseguir una uniformidad en el resultado y que sea estéticamente más visual.

Después de cada una sesión se debe utilizar protección solar y evitar la exposición directa al sol durante 15 días.

Duración

30
minutos aprox.

Sesiones

4 a 6

que se realizan cada mes o dos meses.

Resultados

Visibles

desde la primera sesión.