Arañas vasculares, rosácea o enrojecimiento se combaten eficazmente con el tratamiento de IPL (Luz Pulsada Intensa).

Los vasos sanguíneos más grandes debemos tratarlos con láser, o incluso combinado ambas tecnologías (IPL y láser).

A diferencia de otras técnicas, el IPL no elimina piel por lo que la recuperación es inmediata, pudiendo reincorporarse a la rutina diaria al momento.

Esta técnica estimula la producción de colágeno por lo que los resultados también se aprecian en la calidad de la piel y en la mejora de pequeñas arrugas.

Duración

20
minutos aprox.

Sesiones

2-5

dejando algunos meses entre las sesiones.

Resultados

Son visibles de forma gradual.