La piel del párpado es la más delgada que hay en el rostro y la primera que muestra los efectos del paso del tiempo.

La blefaroplastia es una intervención para eliminar los excesos de piel o de grasa en los párpados que dan a la mirada un aspecto cansado y/o triste.

Técnicas:

Las incisiones se hacen en las líneas naturales de los párpados y en el surco o bajo las pestañas del párpado inferior. La grasa se recoloca o extirpa junto con el exceso de piel.

Recuperación:

Tras la intervención, hace falta lubricar los ojos adecuadamente y aplicarse lágrimas artificiales para mantenerlos húmedos, evitando la sequedad.

Es aconsejable utilizar gafas de sol para evitar la exposición solar. Los pacientes se reincorporan a su trabajo en 7 / 10 días.