La otoplastia es una intervención sencilla y corta que corrige la forma y la medida de las orejas, o el ángulo que forman con el rostro.

Las orejas prominentes o “en asa” crean importantes complejos, especialmente en niños y jóvenes, aunque también en adultos.

Acostumbran a operarse a partir de los 8 años, aunque se realiza a todas las edades.

Técnicas:

Se hace una incisión detrás de la oreja hasta llegar al cartílago. Se lleva acabo con anestesia general en niños y con anestesia local y sedación en adultos.

Recuperación:

El postoperatorio se caracteriza por la necesidad de llevar un vendaje de 10 a 15 días.