El lifting o estiramiento facial es una de las intervenciones para mejorar los signos visibles de envejecimiento en la cara así como del cuello (frontal y cérvico facial).

Es un tratamiento espectacular, puesto que el rostro queda sensiblemente rejuvenecido. Por ello una de las intervenciones más populares en la cirugía estética en personas mayores de cuarenta años.

Técnicas de lífting:

Los liftings deben ser individualizados, en cada caso pueden variar la colocación y extensión de las incisiones. Además, las zonas de la cara que se quieren mejorar, el uso o no de otras técnicas (cirugía de párpados, pómulos,…) y la duración de la intervención.

Recuperación:

Las molestias generalmente se controlan con analgésicos habituales. El vendaje y los drenajes se retirarán en las 24/48 horas posteriores.