La vaginoplastia consite en el estrechamiento de la vagina y tiene por objeto mejorar las sensaciones durante las relaciones sexuales.

Está indicado en mujeres que han sido madres por partos vaginales. Durante el parto los músculos de la vagina y la pelvis se dilatan y en ocasiones esta dilatación perdura. Con esta cirugía tensanmos los músculos vaginales y los tejidos de soporte y así mejoramos el tono de la vagina.

La intervención se realiza con anestesia general o epidural. Tras una noche de hospitalización deberá disponer de ayuda domiciliaria durante al menos 48 horas; después ya podrá moverse con y usar compresas hasta que sanen las heridas. La actividad laboral (si es sedentaria) puede retomarse a la semana de la intervención.