Muchos son beneficios de una boca limpia y sana para nuestra salud. Además del cepillado diario recomendamos entre 1 y 2 limpiezas bucales anuales en una clínica dental para:

  • prevenir enfermedades bucales y de otro tipo
  • eliminar manchas dentales
  • eliminar el sarro entre la encía y el cuello de los dientes

La limpieza bucal es un tratamiento rápido y sencillo que realizan las higienistas, utilizando un instrumento de ultrasonidos para eliminar el sarro y la placa de la superficie de los dientes, teniendo especial cuidado con los depósitos de sarro que están debajo de las encías.

Es falso que las limpiezas bucales estropeen o desgasten el esmalte dental. Los aparatos de ultrasonidos producen agua a una frecuencia suficiente para romper el sarro sin afectar al esmalte.

El sarro es el principal enemigo de nuestra higiene diaria, pues no desaparece con el cepillado diario y hace falta acudir al dentista para realizar una higiene dental. No todas las bocas producen sarro con la misma rapidez, por eso hay personas que con una higiene anual tienen suficiente y otras que necesitan un par al año.

El sarro puede ser causante de la pérdida de piezas dentales y de enfermedades cardiovasculares, así como de complicaciones de la diabetes.

El sarro está compuesto de bacterias y nuestro sistema inmunitario al detectarlas y combatirlas puede producir inflamación y sangrado de las encías, que en muchos casos se vuelve crónico dando lugar a la gingivitis; enfermedad periodental.

Hemos detectado casos en pacientes fumadores que no presentaban sangrado y se les ha manifestado cuando ya era demasiado tarde (se había caído la pieza sola).

Se pueden hacer tantas limpiezas dentales como sean necesarias.