Una vez tomada la decisión de someternos a trasplante capilar, el siguiente paso decisivo es la elección de la técnica. Existen dos grandes técnicas que tras el transplante harán que el pelo se comporte como natural en la zona alopécica.

Dos técnicas

Una de ellas, conocida como técnica FUSS (Follicular Unit Strip Surgery), se basa en la obtención de una tira de cuero cabelludo, de la que posteriormente se extraerán los folículos pilosos a injertar; la otra, denominada técnica FUE (Follicular Unit Extraction), consiste en la obtención de los injertos o unidades foliculares uno a uno.

“La primera tendría el problema de dejar una cicatriz lineal que, aunque intentamos que sea fina, es perceptible. Con la técnica FUE no hay cicatrices. Únicamente deja una especie de ‘micropuntitos’ que permiten a la persona incluso llevar el pelo rasurado. Por eso se conoce más coloquialmente como técnica sin cicatriz”.

Gracias a las técnicas de hoy en día, FUSS y FUE, el trasplante capilar consigue unos resultados muy naturales. Y para quien se pregunte si su tipo de pelo se puede trasplantar, la respuesta es sí: se puede trasplantar el pelo liso, el rizado, el pelo rubio, moreno, cano, fino, grueso… Y, lógicamente, se puede trasplantar pelo allí donde falte, desde corregir unas entradas o una coronilla a rediseñar la primera línea capilar bajando hasta donde el paciente necesite, rellenar una barba, un bigote, unas cejas, las pestañas, tapar las cicatrices de un lifting frontal y hasta repoblar el pubis.

Si desea recibir un diagnóstico de su caso, no dude en pedir cita en Policlínic Torreblanca, en Sant Cugat. La 1a visita informativa es gratuita. Llame ahora al 93 589 18 88.