La lipocavitación una técnica definitiva y exclusiva en tratamientos reductores – corporales para tratar la grasa localizada.

La técnica:

Millones de “microburbujas” de vapor se expanden y colapsan provocando una onda de impacto, en la zona tratada, transformando las grasas en una sustancia líquida que nuestro cuerpo eliminará a través del sistema linfático y la vía urinaria.

Los resultados:

Son inmejorables, desde la primera sesión, consiguiendo una reducción real y efectiva de 2 a 7cm. por sesión, dependiendo de la zona a tratar.

Las zonas más demandas para tratar la grasa localizada son; el abdomen, las caderas, las denominadas “cartucheras”, la cara interna de los muslos y rodillas, los brazos y la espalda.

Las sesiones acostumbran a ser de una media de 30 minutos, pero dependerá de la zona a tratar.

Consejos prácticos: beber más de un litro de agua desde el día anterior hasta el día posterior al tratamiento. Tomar bebidas diuréticas el mismo día de la sesión.

Recomendamos seguir con la dieta y el ejercicio para lograr la figura que se desea. Este no es un tratamiento para adelgazar sino para combinar con una alimentación y estilo de vida saludable.