La piel de naranja es un problema que no afecta solo a aquellas personas que han tenido sobrepeso. Es una dificultad que enfrentan también quienes hacen ejercicio y entrenan con frecuencia. Por eso la mesoterapia para acabar con la celulitis es un tratamiento muy solicitado para mejorar el aspecto de glúteos, brazos y abdomen. Es sencillo, sin efectos secundarios y tiene excelentes resultados en mujeres y en hombres.

1. ¿Mesoterapia: un tratamiento para perder peso?

A pesar de proporcionar los efectos deseados, frecuentemente se cree que la mesoterapia funciona también para adelgazar. Esto no es así. Es un método que se emplea para eliminar los niveles superficiales de grasa acumulados en las capas externas de la epidermis, los cuales no se eliminan fácilmente con el ejercicio. Estas infiltraciones no tienen la capacidad de quemar las grasas ni de presentar un cambio de peso significativo.

2. ¿Cómo funciona la mesoterapia para acabar con la celulitis?

Este método estético es uno de los más sencillos y menos invasivos que se emplean en la actualidad. La persona acude a un especialista que demarca las zonas de su cuerpo que necesitan tratamiento y realiza una serie de micro-inyecciones con una aguja muy fina, que no causa dolor alguno. Aplica sustancias naturales como la L-carnitina, la blastoestimulina que disuelven la grasa y la eliminan por la orina de forma natural. La sesión dura entre 10 y 15 minutos. Se deben realizar 10 sesiones (separadas por una semana) para obtener buenos resultados.

3. Consejos a seguir tras la sesión de mesoterapia

Si bien este tratamiento tiene excelentes resultados, estos no son mágicos y no se mantienen en el tiempo en toda circunstancia. Por eso durante las sesiones y después de esta, es necesario tomar mucha agua para expulsar las grasas superficiales, comer de forma saludable y ejercitarse. De este modo se podrán observar los beneficios de la mesoterapia para eliminar la celulitis.