La cirugía de elevación de mamas (mastopexia) reposiciona los pechos caídos, elevándolos y devolviéndoles la firmeza perdida.
Los cambios de peso, los embarazos y la lactancia acostumbran a tener como consecuencia la caída de los pechos.

Aunque esta situación es natural por la propia evolución del cuerpo, puede resultar incómoda para muchas mujeres; a veces cuesta encontrar un sujetador o bikini que se adapte a un pecho vacío. También es común, que a la hora de vestirse o durante las relaciones de pareja la mujer pueda sentirse insegura con su aspecto.
En estos casos, para mejorar y recuperar la forma hay que hacer una pexia mamaria: elevar el pecho mediante una cicatriz alrededor del pezón, para colocarlo más alto, y una cicatriz por debajo, por donde quitaremos la piel que sobra para remodelarlo.

En algunas mujeres, se pierde tanto volumen y la mama queda tan blanda, que es necesario colocar una prótesis en la misma intervención. Será la única manera de conseguir un pecho redondo y consistente.

La intervención tiene que realizarse por especialistas en cirugía plástica y estética con garantías, el procedimiento y las instalaciones tienen que ser seguras y fiables. Se precisa un anestesia general y unos días de reposo con los brazos.

Es una cirugía muy eficaz. Al salir de quirófano llevará un vendaje elástico y tiene que tener preparado un sujetador de tipo deportivo que se coloca el siguiente día de la operación.
A las dos semanas se retiran los puntos, y se puede iniciar la actividad normal. Se puede iniciar un ejercicio suave, que se irá incrementando progresivamente, de forma que después de un mes ya se recupera el ritmo de vida habitual.
Los resultados son muy gratificantes para la paciente, puesto que recuperar un volumen y forma del pecho más juvenil mejorando así la autoestima y la seguridad.

Dra. Dolors Mejina
Col. 29.289 COMB
Cirujana plástica y estética
Miembro de la SECPRE

¿Quieres saber más sobre la Dra. Mejina?