La fisoterapia respiratoria pedriática se mueve en un contexto con cada vez más casos de bebés y niños. Estos padecen bronquiolitis, neumonías, bronquitis o resfriados de manera habitual. Esto genera que los menores convivan constantemente con mocos, tos y silbidos. Sobre todo, cuando llega el invierno que es la época en la que los más pequeños se enfrían.

Estas afectaciones debilitan el aparato respiratorio y generan la aparición de infecciones. A menudo se van repitiendo y afectando de manera muy importante al bienestar del niño y de toda la familia.

¿Cuántas madres y padres están cansados ​​de las bronquitis que sufren sus hijos? Ante una infección, el aparato respiratorio genera secreciones para eliminar las bacterias y dentro de nuestro cuerpo. El aparato respiratorio del niño es muy diferente al del adulto. Sobre todo, en los dos primeros años de vida porque este es muy inmaduro y hasta los 18 años no se desarrolla completamente. Por ello, los niños que padecen una enfermedad respiratoria son más susceptibles de sufrir una complicación. Ejemplos de ello son los casos de infecciones respiratorias que afectan a la vía aérea superior (sinusitis, rinitis, etcétera).

Estas pueden complicarse dando lugar a infecciones que afectan a la vía aérea inferior (bronquitis, bronquiolitis, neumonías, etcétera). Cuando se produce una afectación respiratoria, los bronquios, que son las principales vías respiratorias por donde circula el aire, reducen su luz, dificultando el paso del aire y la eliminación de secreciones.

La fisioterapia respiratoria como solución

La fisioterapia respiratoria es una herramienta pionera que se utiliza de forma habitual como complemento a la atención médica en muchos países de Europa. Su principal objetivo es eliminar la obstrucción de las vías y mejorar la ventilación. Para ello utiliza técnicas manuales, instrumentales y también el juego para ayudar a transportar el moco, limpiar la vía aérea y facilitar que la medicación actúe de forma más eficaz.

La fisioterapia respiratoria complementa el tratamiento farmacológico de base. Los fármacos pueden fluidificar los mocos y facilitar así su transporte al exterior. Los broncodilatadores y los corticoides también ayudan a desinflamar la vía aérea y cuando es necesario, los antibióticos actúan eliminando infecciones.

La fisioterapia respiratoria pediátrica atiende a bebés, niños y adolescentes.  Ayuda a prevenir, curar y recuperarse antes de las enfermedades respiratorias.