Como dijo Miguel de Cervantes “la boca sin muelas es como molino sin piedra”, y es que una boca sana es esencial para nuestra salud, para nuestra estética y para el correcto desarrollo de nuestra actividad diaria.

Un accidente o un problema de higiene bucal pueden ser algunas causas de la pérdida o el desprendimiento de uno o diversos dientes.

Existe mucho desconocimiento alrededor de la importancia de la colocación de un implante dental tras la pérdida de un diente. Mucha gente decide dejar el espacio del diente perdido, pensando que esto no tendrá ninguna consecuencia, pero están equivocados.

El espacio suele ser ocupado por los demás dientes. Estos se inclinan hacia los lados provocando espacios anómalos en la dentadura que dificultarán la higiene bucal y la armonía de la sonrisa,  incluso afectan a tejidos blandos en contacto con los dientes, como pueden ser los labios o a las mejillas.

 

¿Qué es un implante dental?

El implante dental consiste en insertar un cilindro de titanio en el hueso para suplir las raíces de los dientes que faltan. La parte visible de los implantes es la prótesis, también llamada la corona dental. Ésta imita al diente y en la mayoría de los casos está fabricada de material cerámico. Esta prótesis puede corresponder a un solo diente, a varios dientes colindantes o a la totalidad de la dentadura.

implantes dentales grup policlinic

Realizar esta práctica de reemplazar uno o varios dientes se trata de un proceso sencillo, indoloro y mínimamente invasivo. El resultado son unos dientes naturales tanto en aspecto como en funcionalidad.

Nos llegan a la consulta algunos casos en los cuales los dientes faltan desde hace ya tiempo. Esto causa que el hueso se haya reabsorbido (la pérdida de hueso). En esos casos no todo está perdido, recurriríamos a técnicas de implantología avanzada como injertos óseos.

 

 

 

Dra. R.Herrera

Col. 5.929 COEC

Odontòloga de Grup Policlínic