¿Resfriados? ¿Tos? ¿Bronquitis?

Durante el invierno es común que los más pequeños de la casa, y no tan pequeños, sufran catarros, bronquiolitis y otras infecciones respiratorias. Con el descenso de las temperaturas, la mucosa respiratoria genera más moco para poder defenderse. Este moco, junto con la llegada de virus y bacterias, disminuye la eficacia de las defensas. La fisioterapia respiratoria utiliza técnicas manuales, instrumentales y también el juego para ayudar a transportar el moco, limpiar las vías respiratorias y hacer más eficaz la medicación.

10 razones por las que recomendamos la fisioterapia respiratoria:

1. Lavados nasales

La fisioterapia respiratoria nos enseñará efectivos lavados nasales para que nuestro hijo respire bien por la nariz. La respiración nasal es fundamental. Nuestra nariz es un filtro que evita que partículas no deseadas entren en el interior del aparato respiratorio.

2. Tos y vómitos

Ayuda a controlar y eliminar la tos. La Fisioterapia Respiratoria es especialmente útil para eliminar la tos y vómitos que se producen cuando el moco cae a la garganta.

3. Síntomas

Ayuda a drenar las secreciones bronquiales. Los síntomas de las infecciones respiratorias perduran a veces durante semanas e incluso meses. Si junto con la medicación prescrita por el pediatra se eliminan esas secreciones profundas con la fisioterapia respiratoria, los niños notarán una gran mejoría.

4. Apetito

Después de una sesión los niños comerán mejor. Un niño con mocos no respira por la nariz, se ahoga y comer se convierte en un problema. Mejorando su respiración nasal y eliminando los mocos acumulados se recupera el apetito.

5. Sueño

Mejora el sueño al permitir que el niño descanse toda la noche respirando por la nariz.

6. Duración de los catarros

Los catarros durarán lo justo. A veces los síntomas de los catarros, perduran más de lo normal, con la fisioterapia respiratoria la situación se normaliza mucho antes.

7. Absentismo escolar

Disminuye el absentismo escolar ya que el niño se encontrará mejor y no tendrá que quedarse en casa.

8. Control de la infección

Evita ingresos hospitalarios. Cuando una infección respiratoria se complica, es frecuente la necesidad de hospitalizar al niño. Con la Fisioterapia Respiratoria, evitamos que ciertas infecciones vayan a más.

9. Desarrollo

Ayuda al correcto desarrollo del aparato respiratorio de los más pequeños. Un niño que crece con infecciones respiratorias frecuentes tiene más probabilidades de padecer alguna enfermedad respiratoria cuando sea adulto.

10. Calidad de vida

Mejora la calidad de vida de toda la familia. Niños felices, papás tranquilos.

Para más información o pedir cita llama al 93 589 86 35 o visita nuestro centro.