Dr. S. Solh, (Pediatra)

Las personas celíacas pueden experimentar muchos problemas llevando una alimentación que para el resto de personas es típica y normal.

Seguro que, alguna vez, has oído la palabra gluten; esta es un tipo de proteína que existe en algunos alimentos como el trigo y la cebada, por ejemplo.

El sistema digestivo de las personas celiacas tiene dificultad para asimilar los nutrientes que contienen gluten. Su cuerpo crea un mecanismo de defensa contra el gluten e impide que este nutriente sea absorbido y a consecuencia daña su el intestino delgado.

Las personas celíacas deben cuidar mucho su dieta, básicamente no tomar alimentos que contienen gluten; seguir las indicaciones de su médico y ajustarse a ellas.

Su diagnóstico a edades tempranas es fundamental para mejorar la calidad de vida del paciente y evitar daños irreparables en aquellos que la desarrollan en su grado más severo.

Grados de intolerancia

Existen diferentes grados de intolerancia al gluten desde casos más leves a más severos, es el médico quien informa de ello tras realizar varias pruebas. A continuación detallamos los síntomas más comunes del niño/a celíaco/a, pueden ser que se tenga uno o varios síntomas.

Pérdida de peso Pérdida de apetito Fatiga
Náuseas Vómitos Diarrea
Distensión abdominal Pérdida de masa muscular Retraso del crecimiento
Alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, introversión, tristeza) Dolores abdominales

Anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento

Es importante resaltar que estos síntomas pueden estar causados por otros tipos de enfermedades. Para confirmar una posible enfermedad celíaca es necesario realizar análisis diagnósticos más profundos.

El Dr. Solh, pediatra de Policlínic Torreblanca Pediàtric en Sant Cugat del Vallès nos comenta “Los médicos tenemos la tarea de concienciar a la población que esta es una enfermedad que afecta a un tanto por ciento muy alto de personas y que puede tener complicaciones clínicas graves, especialmente en niños.

 

El diagnóstico

Se realiza con un examen clínico y una analítica de sangre que incluya los marcadores serológicos de la enfermedad celíaca. En algunos casos estas pruebas no son suficientes y para obtener la certeza de que el paciente sufre esta dolencia debe realizarse una biopsia intestinal. En el caso de los menores, esta debe ser siempre la última opción para evitarles que tengan que pasar por una prueba médica tan complicada.

 

El tratamiento

Consiste en seguir una dieta estricta sin gluten durante toda la vida del paciente. Una dieta basada principalmente en alimentos naturales que incluyan legumbres, carnes, pescados, huevos y verduras; así como cereales sin gluten: el arroz y el maíz. Los médicos recomendamos evitar alimentos elaborados y envasados porque es más difícil garantizar la ausencia del gluten. Esto último es especialmente difícil en niños, ya que suelen compartir desayunos y meriendas en los colegios, y los que se quedan en el comedor pueden verse expuestos al consumo de gluten si se utilizan los mismos utensilios de cocina para preparar los menús de celíacos y no celíacos. Por eso es vital que los padres hablen con la escuela y lleven el diagnóstico firmado por el profesional médico que le haya detectado la dolencia a su hijo/a.

 

Dr. S. Solh, (Pediatra) Col. 24.456 COMB

Policlínic Torreblanca Pediatric –  Sant Cugat del Vallès