Angiología y cirugía vascular

La angiología y cirugía vascular es una especialidad médico-quirúrgica que se encarga del estudio, diagnóstico y tratamiento de todas las enfermedades que afectan al sistema circulatorio (arterias y venas).

Para ello, lleva a cabo una valoración individualizada del paciente mediante el diagnóstico no invasivo (estudio con Eco-Doppler) y posterior aplicación del tratamiento correspondiente, bien sea conservador o bien sea el quirúrgico, empleando las nuevas técnicas terapéuticas mínimamente invasivas.

Enfermedades del sistema vascular

Las enfermedades del sistema vascular son principalmente dos:

  • Enfermedad Venosa (trombosis venosa profunda, flebitis, varices)
  • Enfermedad Arterial, que ocasiona estenosis, obstrucciones de los vasos sanguíneos alejados del corazón (riñón, intestinos, hígado, etc.), así como también al cerebro (enfermedad de las arterias carótidas).

Diagnóstico mediante técnicas no invasivas

El diagnóstico mediante eco-Doppler, se ofrece para el estudio en el mismo momento en que se atiende al paciente.

Este diagnóstico permite el análisis de todas las patologías vasculares arteriales y venosas y de sus complicaciones. Esto permite el seguimiento individualizado de las intervenciones realizadas a cada persona.

Actividad terapéutica

  • Técnicas reconstructivas convencionales (cirugía abierta) combinadas con las nuevas técnicas endovasculares (angioplastias y stents por estenosis/oclusiones). También de las últimas terapias como el láser o la ablación mediante radiofrecuencia.
  • Escleroterapia
  • Fleboesclerosis con espuma ecoguiada
  • Fotoesclerosis de varices

¿Cuándo acudir al cirujano vascular?

Es recomendable acudir al cirujano cardiovascular a partir de los 50 años, especialmente en el caso de presentar otras enfermedades (hipertensión, diabetes, dislipemia o ser fumador), es importante realizarse un estudio de valoración de riesgo cardiovascular.

Hay que consultar siempre al especialista ante la aparición de venas varicosas (varices, arañas vasculares) o sospecha de flebitis (obstrucción del sistema venoso por un coágulo). La valoración temprana e instauración del tratamiento adecuado es fundamental en la evolución de dichas patologías.

Ante la sospecha de una posible obstrucción de las arterias (placas de ateroma consecuencia de la arteriosclerosis) por dolor en las pantorrillas, muslos al caminar o la aparición de lesiones en los pies que tardan en curar, es imprescindible una valoración completa del sistema arterial.