Dieta Proteinada

La dieta proteinada se ha convertido en el pilar fundamental de la dietética, tanto por la eficacia que presenta como por una gran capacidad para corregir problemas de metabolismo.

Actualmente hay más de cuatrocientos millones de personas obesas en el mundo, y en los países avanzados, las que sufren sobrepeso superan ya el 50% de la población.

La obesidad constituye la segunda causa de muerte prematura y evitable después del tabaco, causando casi un 20% de éstas.

Se están adquiriendo cada vez más implantación las modernas dietas llamadas proteicas, bajo dirección profesional.

Los actuales regímenes proteinados, nunca exceden el aporte de la cantidad de proteínas que necesita una persona para su subsistencia sin pérdida de masa muscular. Ello equivale aproximadamente a 1g. o hasta 1,2 g. por kilo de peso y día. Nada tienen que ver con los antiguos regímenes de proteínas en gran cantidad.

La dieta proteinada se compone de dos elementos principales:

  1. la aportación exclusiva de proteínas purificadas, cosa que ayuda a mantener la demasiada muscular.
  2. la restricción casi total de carbohidratos (azúcares y féculas) y de grasas, cosa que provoca una producción de cetosis y estimula el proceso de neoglucogénesis.

Con esto se consiguen cuatro efectos:

  1. pérdida de hambre
  2. psicoestimulación
  3. reducción del tejido graso
  4. protección de la masa muscular.

Se trata de un método seguro y rápido puesto que permite la pérdida de materia grasa pura rápidamente y sin efecto rebote.

Se puede empezar con una dieta total o mitigada, y se sigue una serie de niveles programados que vuelven al equilibrio alimentario, con una reeducación nutricional.

Las claves

Las peculiaridades de este régimen, que lo diferencian de las tradicionales dietas hipocalóricas, se resumen en el siguiente decálogo:

1. Rapidez: pérdida de siete a diez kilos al mes y reducción rápida de volumen y del tejido graso acumulado.

2. Protección de la masa muscular, mediante la aportación de proteínas de calidad. La piel se mantiene suave, no aparecen signos faciales de cansancio y se consigue un efecto estilizando, puesto que se elimina más grasa de allá donde más se acumula.

3. Desaparece la sensación de hambre: a partir del segundo o el tercer día aparece un estado de dinamismo y bienestar gracias a la formación de cuerpos cetónicos.

4. Seguridad. Desde hace más de treinta años estudios científicos demuestran la eficacia del método, que, además, es controlado por un médico conocedor del régimen.

5. Retorno gradual al equilibrio alimentario. No tiene efecto rebote.

6. Facilidad de uso: la preparación cuidadosa en sobres y envases desechables permite un seguimiento fácil de la dieta en casa, en el trabajo, de viaje…

7. Atractiva variedad de sabores y presentaciones. La dieta está formada por una gran diversidad de productos con gustos salados y dulces. Las texturas incluyen desde sopas, tortillas y creps hasta grisines, bebidas, pasteles, flanes, yogures, risottos, barritas, galletas…

8. Posibilidad de alargar la dieta durante unas cuantas semanas e incluso unos cuantos meses gracias a los complementos que lo acompañan. Serían ejemplo las vitaminas y minerales, siempre aconsejados y dirigidos por el médico.

9. Satisfacción del usuario. Gracias al hecho que los resultados son evidentes enseguida sin sufrir sensaciones desagradables. Esto hace nacer la confianza del paciente. El usuario convierte en un entusiasta colaborador del médico y esto le permite ilusionarse con el resultado final del proyecto.

10. Mejora global de la salud. No tan sólo se consigue perder peso. Con la dieta proteinada también se  mejoran de manera evidente los procesos varios. Entre ellos la hipertensión arterial, el azúcar a la sangre, los niveles de colesterol y triglicéridos, el ácido úrico…, de forma que se llega a reducir o a suprimir medicamentos.

En conclusión, se trata de una muy buena herramienta para normalizar las desviaciones de peso de la mayoría de personas. Éstas son producidas por los excesos alimentarios, el sedentarismo y el estrés.

Mensualmente se realizan jornadas de nutrición para aprender las claves de esta dieta y que sea un éxito.