Nuestros especialistas en cirugía capilar saben que el aspecto del cabello es esencial para nuestra imagen.

La pérdida del cabello, además de interpretarse como un signo de madurez, puede provocar pérdida de autoconfianza y angustia. Afecta por igual a mujeres y hombres, siendo más común en estos últimos.

La cirugía capilar es un excelente método para conseguir tener pelo donde ya se nos ha caído. Además el pelo trasplantado se comporta como pelo natural y ya no se cae.

Existen dos técnicas de trasplante de pelo. En ambas, el paciente es donante y receptor de su propio cabello.

La técnica FUE (pelo a pelo)

Consiste en extraer las unidades foliculares (los cabellos) individualmente de las zonas donante (posterior y lateral de la cabeza) para implantarlas después en la zona receptora del paciente. Esta técnica permite extraer tantas unidades foliculares como deseemos (hasta cierto límite), es indolora, minimamente invasiva y no deja cicatrices.

La técnica FUSS (tira de pelo)

Consiste en la extracción de una tira de cabello de la nuca, de donde posteriormente se extraen las unidades foliculares que se implantan en la zona receptora. Con este método se deja una cicatriz lineal en la zona donante que con dejar que el pelo crezca 1 cm es prácticamente imperceptible. Con las técnicas FUSS y FUE conseguimos un resultado natural a lo largo del transcurso de los años, independientemente de que la tendencia a la caída del cabello continúe en el paciente.

Aunque en un principio todos los pacientes son buenos candidatos para el trasplante capilar, es necesario realizar una observación previa del tipo de cabello del paciente, su coloración, grosor y densidad. También se debe analizar la extensión de la zona que sufre alopecia.

Ahora tienes una primera visita GRATUITA con el médico especialista que incluye valoración y diagnóstico personalizado. Así podrás empezar el tratamiento más adecuado a tus necesidades.

Disfruta de tu pelo desde 78€/mes, pide más información en cualquiera de nuestros centros.