Al cuidado de la salud de nuestros huesos. La densitometría ósea es una técni­ca diagnóstica que permite medir la densidad mineral del hueso, es decir, su contenido en calcio por medio de los rayos X.

Generalmente usamos este estudio para diagnosticar osteoporosis, enfermedad que ataca mayormen­te a las mujeres, pero que también pueden padecer los hombres. Esta enfermedad hace que los huesos pierdan su masa ósea y que vayan perdiendo su fuerza e incrementan­do la posibilidad de fracturarse.

El examen de densitometría ósea se recomienda en casos como:

  • en mujeres en pre o post-meno­pausia,
  • personas con antecedentes familiares o personales de tabaquis­mo,
  • fracturas de cadera,
  • personas con enfermedades degenerativas con pérdida de masa ósea,
  • enferme­dades cardiovasculares,
  • diabetes,
  • pacientes anoréxicos,
  • pacientes que se exponen a dietas hipocalóricas por mucho tiempo y no están con­trolados por un especialista,
  • uso de medicamentos que generen una pér­dida de masa ósea, como barbitúri­cos o drogas de reemplazo tiroideo en altas dosis, entre otras.