Los factores de crecimiento se encuentran en la propia sangre del paciente, así como sus plaquetas que son las encargadas de la coagulación y además son la fuente de factores regenerativos de la misma plaqueta.

El plasma rico en factores de crecimiento, es una de las últimas técnicas de regeneración celular útil para acelerar la curación de lesiones de las articulaciones desgastadas (artrosis) así como regenerar lesiones tendinosas y musculares y acelerar el proceso de reparación de una articulación, tendón o músculo.

EL TRATAMIENTO

Consiste en la extracción de sangre del paciente,  para ser centrifugada en una máquina especial. Posteriormente se separa el plasma rico en plaquetas (que tienen en su interior factores de crecimiento celular). A continuación, se infiltra el plasma al paciente en la zona afectada. Estas plaquetas se activan con cloruro cálcico rompiendo la membrana de las mismas y liberando los factores regenerativos.

En Grup Policlinic empleamos una técnica todavía más avanzada al OZONIZAR, los factores de crecimiento. Es decir, mezclar el plasma rico con ozono. Así activamos muchos más factores regenerativos y potenciamos los ya liberados. Con esto conseguimos regenerar más las células deterioradas y hacerlo de forma más rápida.

Esta técnica está indicada especialmente en artrosis de rodilla, lesiones tendinosas del hombro, tendinitis crónicas del codo, tendinitis del tendón de aquiles, rupturas musculares, como tratamiento de apoyo en artroscopias de rodilla y lesiones meniscales, y en protrusión y hernias discales.

Hoy está al alcance de cualquier paciente, sin restricción de edad, con resultados satisfactorios y muchas veces evitando la cirugía.

Actualmente los factores de crecimiento están siendo utilizados en estética facial como regeneradores de tejidos de cara, cuello, escote y manos. Así , a partir de la sangre de cada paciente, obtenemos un preparado de proteínas que poseen actividad biológica. Se incluyen los factores de crecimiento que estimulan y aceleran la regeneración de los tejidos. Posteriormente estas proteínas son administradas en la zona donde el tejido lo necesita consiguiendo los resultados deseados.