¿QUÉ ES LA ARTROSIS DE CADERA?

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que desgasta el cartílago articular y afecta al líquido sinovial que protege y lubrica la articulación. La artrosis de cadera, llamada también coxartrosis, es relativamente frecuente aunque no tanto como en las rodillas o las manos.

La articulación de la cadera comprende la cabeza del fémur que es como una «esfera» que se articula con una parte del hueso de la pelvis llamado acetábulo, que es como una «copa». Ambas superficies están tapizadas por un cartílago articular que evita que rocen los huesos entre sí. Alrededor del cartílago están la membrana sinovial con el líquido articular, los ligamentos que estabilizan y una fuerte musculatura alrededor que da movilidad a la articulación. En la artrosis se pierde el correcto engranaje entre el fémur y la pelvis produciendo los síntomas.

Artrosis de cadera grup policlinic

Al ser una gran articulación, la cadera juega un papel importante en el equilibrio y en el soporte del cuerpo, los pacientes con artrosis de cadera pueden ver limitadas sus actividades cotidianas en un mayor grado que la artrosis en otras articulaciones, llegando a ser en ocasiones muy invalidante.

¿POR QUÉ TENGO ARTROSIS DE CADERA?

Normalmente es multifactorial. Existen dos tipos de artrosis.

LA PRIMARIA, que se origina de manera espontánea.

  • La edad. Como causa principal, a medida que nos hacemos mayores, a partir de 50-55 años la articulación se va deteriorando y se va desgastando el cartílago que protege y recubre la articulación.
  • El sexo. La artrosis en general es más frecuente es mujeres, sin embargo, la de cadera predomina en hombres.

LA SECUNDARIA que es debido a una causa subyacente. En estos casos los síntomas pueden aparecer en edades más tempranas, antes de los 50 años.
Pueden ser debido a:

  • Malformación como la displasia de cadera o la alteración de la anatomía de la cadera, que producirá una incongruencia de la articulación en el futuro con el consiguiente desgaste. Ya sea por una cabeza de fémur excesivamente grande o algo deformada o un acetábulo pequeño, en el caso del síndrome del choque femoroacetabular.
  • Factores traumáticos. Por fracturas o luxaciones de la articulación de la cadera que conlleva como complicación a medio o largo plazo coxartrosis
  • Factores vasculares. Donde el riego sanguíneo de la articulación se vea deteriorado. Caso de la enfermedad de Perthes o en la necrosis de la cabeza del fémur
  • Enfermedades inflamatorias autoinmunes, como la Artritis reumatoide.
  • Desequilibrio. Caso de dismetrías en la pelvis o en las piernas, que originan desigualdad de longitud de los miembros inferiores produciendo desequilibrio articular y desgaste prematuro.
  • Actividad profesional (agricultores o labores que soporten gran sobrecarga física o deportiva por el deporte a alto nivel. Donde la articulación se somete a un uso excesivo con alto stress de manera repetitiva.
¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?
  • Dolor. Es el síntoma de alarma. Normalmente está localizado en la ingle.
    En fases iniciales el dolor se relaciona con la actividad física o al caminar ciertas distancias o al subir escaleras, mejorando con el reposo. El dolor va evolucionando lentamente y se va agravando, incluso ya en reposo o impidiendo el sueño.
    El dolor en ocasiones se extiende desde la ingle hacia la cara anterior e interna del muslo, incluso puede llegar hasta la rodilla. También puede notarse en la parte externa de la cadera, zona del trocánter o en la zona lumbar, o incluso en la nalga.
    Todo ello nos puede confundir como pacientes pensando que el problema viene de otra articulación.
  • Rigidez articular. Aparece por la mañana al inicio de la marcha, para progresivamente limitar los movimientos de la cadera como imposibilidad de cruzar las piernas, ponerse los calcetines y dificultad para sentarse o levantarse de un sillón, al subir o bajar escaleras, al agacharse, incluso posteriormente al vestirse.
  • Problemas al caminar. Progresivamente el dolor y la rigidez produce cojera, perdida de fuerza y ocasionalmente crujidos, que impide que se pueda caminar largas y medias distancias y con el tiempo distancias cortas, pudiendo ser muy invalidante.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA ARTROSIS DE CADERA?

Es importante que el diagnóstico sea por un profesional capacitado y con experiencia en patologías de este tipo.

  • Escucha activa. Preguntas relevantes como que le pasa, desde cuando, en qué circunstancias tiene dolor, donde exactamente, que le impide hacer y cómo se siente desde el punto de vista emocional con su dolor, son preguntas poderosas para conectar empáticamente con el paciente.
  • Exploración física. Observar como camina, donde tiene el dolor, hacia donde se irradia, las limitaciones de movilidad, sin olvidarnos de valorar las articulaciones que tienen relación con la cadera, como la pelvis, el sacro o la columna.
  • Exploraciones complementarias.
    • Rx cadera donde valoraremos el grado de artrosis
    • Resonancias. Prueba que utilizamos en ocasiones para valorar lesiones de cartílago, ligamentos y capsula articular.
    • Analíticas y Gammagrafías óseas. En ocasiones para descargar una patología reumática.

En general clasificamos la artrosis de cadera en 4 grados, dependiendo el grado de afectación de la articulación y del cartílago. Del 1 más moderado al 4 el más severo. Esto nos ayudará para el pronóstico y para el tratamiento más específico para la lesión.

CONSEJOS PRÁCTICOS Y RECOMENDACIONES SI HE SIDO DIAGNOSTICADO DE ARTROSIS DE CADERA
  • Controla tu peso y sigue una dieta antinflamatoria. A mayor peso más sobrecarga de la cadera. Conseguir el peso ideal dependiendo de tu edad y constitución, va a ayudar que la articulación no se deteriore tan rápidamente ya que es una articulación de carga, como las rodillas.
  • Ejercicio. Camina dentro de tus posibilidades, aconsejable por terreno llano. Si la artrosis está muy avanzada podría ser necesario algún tipo de apoyo, un bastón en el lado de la cadera sana. Ser consciente de como caminas, intenta extender el muslo hacia atrás al caminar y no arrastrar los pies, levántalos bien y camina lo más derecho posible.
  • Valora el uso de calzado con zapato cómodo y deportivo, muchos pacientes se encuentran más cómodos al caminar. Utiliza zapato sin mucho tacón, preferiblemente sin cordones para no agacharse.
  • Realiza ejercicios moderados para la cadera sin resistencia, siempre evitando dolor. Aconsejables estiramientos, Yoga, pilares, etc., siempre adaptándose a tus circunstancias. Deporte tipo bicicleta, natación, aguagym.
  • Si estas sufriendo una fase aguda de dolor, es conveniente guardar reposo durante 24,48 horas, analgésicos y masaje local.
  • Aguas termales. Los balnearios con este tipo de agua medicinales son una gran aliada para la artrosis. Mejora el dolor y las contracturas.
  • Actitud positiva. Adaptarse a las circunstancias, pero con optimismo.

EVITA:

  • Cargar grandes pesos.
  • Estar de pie quieto apoyándote en la cadera afecta de forma prolongada
    Sentarse en sitios bajos, como sillas bajas, sofás blandos durante un tiempo prolongado, cruzar las piernas o poner una sobre la otra.
  • Deportes de contacto e impacto agresivo como carreras o saltos.
  • Subir y bajar escaleras, utiliza el ascensor a ser posible.
  • Automedicarse sin el consejo de tu medico

Todos estos consejos se aplicarán en mayor o menor medida dependiendo del grado de artrosis que tengas.

¿CÓMO TRATAMOS LA ARTROSIS DE CADERA EN NUESTRA UNIDAD?

Nuestra idea es tratar no solo las consecuencias de la artrosis, el dolor de cadera, sino también las causas que lo han agravado, desde un punto de vista multidisciplinar.
Por ello en nuestra UNIDAD DEL DOLOR Y MEDICINA REGENERATIVA trabajamos en equipo con traumatólogos, especialistas en tratamientos regenerativos, cirujanos ortopédicos, radiólogos, podólogos, fisioterapeutas, reumatólogos y psicólogos para darle un enfoque INTEGRAL.

  • Trabajo en equipo. Tanto de los especialistas como del paciente para que se involucre de manera activa.
    Te animaremos a preguntarte, ¿qué puedo hacer yo para mejorar mi patología?
  • Medicación. Recomendamos si fuera necesario tratamientos analgésicos o antinflamatorios específicos, si el dolor es importante y en episodios agudos. El paracetamol o los antinflamatorios clásicos como tratamientos básicos, para dar paso a medicación más específica como los inhibidores del Cox 2 o los opioides en dolores rebeldes. En nuestra unidad como alternativa preferimos sustituirlos por tratamientos más naturales sin efectos secundarios y que mejoren a medio y largo plazo.
  • Condroprotectores. Son sustancias que se encuentran de manera natural en el cartílago, precursores o potenciados que ayudan en la inflamación articular a reforzar el cartílago como complementos alimenticios, que combinan glucosamina y condroitin sulfato entre otras sustancias.
  • Fisioterapia. Dependiendo del dolor y de la rigidez. Aconsejaremos tratamientos con Magnetoterapia, láser y ejercicios para mejorar el dolor y la movilidad.
  • Tabla de ejercicios. Té aconsejaremos ejercicios específicos que hemos diseñado para cada fase de artrosis con el fin de mejorar la movilidad y el tono muscular perdido por la artrosis de cadera.
  • Podología. En ocasiones te recomendaremos si fuera necesario el uso de plantillas o de un alza para caminar más equilibrado si existiese una asimétrica real de las caderas por el colapso de la articulación afectada que disminuye la longitud de la pierna.
TRATAMIENTOS DE VISCOSUPLEMENTACIÓN Y BIOLÓGICOS.

En los caso de artrosis moderadamente avanzada o muy avanzada que ya requieren un enfoque más importante y con el fin de mejorar no tan solo el dolor sino mejorar la articulación dañada, tenemos una serie de terapias infiltrativas de última generación que ayudan en el proceso de reparación, regeneración y recuperación de la articulación con lo que conlleva la disminución o incluso la supresión de medicación analgésica, mejorando el dolor, la movilidad y la rigidez  articular, así como la calidad del cartílago frenando el proceso degenerativo ,evitando o atrasando  en muchas ocasiones intervenciones quirúrgicas importantes.
Todo este tipo de tratamientos los realizamos en una sala acondicionada para ello, ECOGUIADA, es decir a través de una pantalla monitorizada donde podemos visualizar específicamente la cadera y su lesión especifica.

  • Factores de crecimiento plaquetario: Técnica que utilizamos en nuestro servicio desde hace más de 10 años. Consiste en la infiltración de plasma de la sangre del propio paciente en la articulación dañada.
  • Infiltración de MONOCITOS. Técnica de ultimísima generación para artrosis de cadera avanzada, donde proponemos una técnica infiltrativa con unas células de la sangre (del propio paciente) llamadas monocitos, extraídas a través de una técnica de filtraje para posteriormente aplicarlas en la articulación afecta. Esta técnica tiene la ventaja que con una sesión es suficiente, y evitamos en muchas ocasiones la prótesis de cadera (más información).
  • En ocasiones dependiendo del grado de artrosis reforzamos estos tratamientos biológicos infiltrados con OZONOTERAPIA, como tratamiento complementario para hiperoxigenar y desinflamar la articulación dañada.
  • Terapia BIODISPONIBLE CON AMINOÁCIDOS ESENCIALES Y ÁCIDO HIALURÓNICO.
    Lo último que ha llegado a España donde infiltramos ácido hialurónico en primera instancia para lubrificar la articulación dañada, seguido de una sesión donde inyectamos unos aminoácidos esenciales. La articulación artrósica tiene déficit de estas sustancias que nutren la articulación.
TRATAMIENTOS QUIRÚRGICOS

En ocasiones realizaremos como último recurso la intervención quirúrgica cuando existen indicios de una patología específica mediante una Artroscopia de cadera, cuando los tratamientos convencionales no funcionan o no están indicados o una Prótesis de Cadera total o parcial en caso de artrosis muy avanzada o invalidante.
Si tienes alguna molestia o dolor en tus caderas te recomendamos que consultes con nuestra unidad del dolor, formada principalmente por el Dr. Pairo y Dr. Adán del Grup Policlinic, entre todos encontraremos una solución para mejorar tu calidad de vida.

Dr. A. Pairó
Responsable de la Unidad del Dolor y Medicina Regenerativa

Comparte este articulo: