Infiltraciones de monocitos para tratar la artrosis en las manos y dedos

La artrosis de las manos y los dedos es un proceso degenerativo de las articulaciones muy frecuente a partir de los 45, 50 años.

Tiene prevalencia en el sexo femenino y un componente genético importante, así como profesional, en pacientes con trabajos manuales repetitivos.

Puede llegar a ser muy invalidante, por el dolor, la inflamación de las articulaciones de los dedos, la rigidez articular y por la deformidad articular progresiva.

Los tratamientos clásicos como antinflamatorios orales, fisioterapia o infiltraciones con cortisona, no siempre son eficaces y tienen un alivio temporal, y la cirugía es preferible dejarla como último recurso, ya que a veces no es muy eficaz.

La terapia con infiltraciones de monocitos supone el último avance en tratamientos regenerativos, una alternativa muy eficiente, para las articulaciones afectadas por la artrosis en general y en las manos en particular.

 

¿QUÉ SON LOS MONOCITOS?

Los monocitos son células sanguíneas que todos tenemos en nuestro organismo y que pertenecen a la familia de los glóbulos blancos. Tienen dos características básicas como son el componente inmunológico (defensa del organismo frente a agresiones externas, como agentes infecciosos) y el componente antinflamatorio.

Esto los hace una alternativa altamente eficaz para mejorar el dolor, la inflamación, la deformidad de las articulaciones afectadas, así como mejora la movilidad y funcionalidad.

A su vez la terapia con monocitos nos proporciona un valor añadido por su capacidad para desarrollar, mantener y reparar los tejidos. Por lo tanto, obtenemos un beneficio extra como es la regeneración del cartílago, preservando y frenando la evolución de la artrosis.

¿CÓMO ES UNA TERAPIA CON MONOCITOS?

Este es un tratamiento ambulatorio, que no requiere de hospitalización ni incapacita al paciente.

Consiste en infiltrar los monocitos en las articulaciones dañadas de las manos y los dedos.

La técnica se inicia con una sencilla extracción de sangre del propio paciente, que posteriormente filtramos haciendo pasar las células por un circuito cerrado y estéril, para acabar obteniendo los monocitos, que es la parte que nos interesa.

Además de las manos, también utilizamos esta técnica en otras articulaciones artrósicas (rodillas, caderas, columna etc.), y en artritis reumatoide, obteniendo el mismo grado de eficacia.

Otra gran ventaja de este tratamiento es que no existe posibilidad de rechazo ya que los monocitos se obtienen de células del propio paciente.

Obtenemos resultados con una sola sesión, y a diferencia de otras técnicas estamos obteniendo unos beneficios muy evidentes a medio y largo plazo.

Desde que hemos incorporado esta técnica de última generación en la Unidad del Dolor y Medicina regenerativa de Grup Policlinic, estamos consiguiendo unos resultados muy positivos. Notamos en los pacientes una mejoría evidente en muy pocas semanas, lo que supone una gran satisfacción para nuestro equipo y un gran alivio para el paciente que ve como su recuperación se hace realidad.

Dr. Álex Pairó Col. 27.311 COMB

Médico traumatólogo especialista en tratamientos biológicos

Dr. Daniel Adán Col. 33.454 COMB

Médico de la Unidad del Dolor y Medicina Regenerativa

 Puedes reservar cita desde la web en “Unidad del Dolor”.