El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de manera natural en nuestro organismo. Contribuye a formar la estructura de los tejidos de la piel, manteniendo el colágeno y el agua que se almacena en ella.

La pérdida de ácido hialurónico en nuestras células hace que la piel se vuelva menos firme y aparezcan las temidas arrugas. Esto es inevitable con el paso de los años, pues nuestro organismo baja los niveles de producción de este componente.

Las características del ácido hialurónico que lo hacen único para combatir los efectos del envejecimiento son:

Es una sustancia que ya existe en nuestro organismo y que este lo reabsorbe de manera gradual. Por lo tanto, no es un implante sintético ni permanente.
Por naturaleza, tiene las excelentes propiedades de:

  • atraer y retener el agua en nuestras células (hidratación)
  • estimular la formación de colágeno (dar estructura a las células, por lo tanto, elasticidad, tersura y firmeza)

Ahora podemos reponer el ácido hialurónico en nuestra piel con los tratamientos de rejuvenecimiento facial que incluyen este componente en sus fórmulas.

Es importante un acertado diagnóstico médico estético para determinar el tratamiento más adecuado a cada persona.

Su fórmula varía dependiendo del tipo de arruga (moderadas o severas) y de la región facial a tratar:

  • Contorno de ojos
  • Pómulos
  • Labios (volumen y perfilado)
  • Peribucales o “código de barras”
  • Surco nasogeniano (entre el ala nasal y la mejilla)

Pide tu visita informativa gratuita en cualquiera de nuestros centros y ¡resuelve todas tus dudas!


¡Ayúdanos a compartir!