La Dra. Bosque es pediatra, alergóloga y pneumopediatra en Grup Policlínic y le hemos pedido que nos ponga en situación de cómo puede afectar el coronavirus a los niños. Puesto que muchas son las dudas que tenemos sobre el desconocido coronavirus y los que somos padres vivimos con la incerteza de saber cómo podría afectar el coronavirus a los niños y cómo podemos prevenir contagios.

La Dra. Bosque nos explica que los niños tienen el mismo riesgo que los adultos de contagiarse, pero en su caso el virus es menos sintomático. Esto es lo que hace que sean grandes transmisores, justamente porque no nos damos cuenta que lo son. De ahí que una de las primeras medidas que se han tomado sea el cierre de las escuelas. Una persona infectada puede trasmitirlo a 2,6 personas de media, y en el caso de los niños, además a sus respectivas familias, una vez fuera de las aulas.

Los niños son grandes transmisores del coronavirus, justamente porque no nos damos cuenta que lo son.

El virus se contagia como cualquier otra infección respiratoria. Al hablar, toser, estornudar o respirar, las partículas contaminadas (gotitas de phluge), quedan en suspensión y son las encargadas de trasmitir el virus. Estas partículas pueden aguantar hasta 40 minutos en el ambiente, de ahí que se pida entre 1 y 2 metros entre las personas como distancia de seguridad preventiva de contagios, además de las mascarillas para las personas que tienen los síntomas de coronavirus (tos, fiebre, dificultad para respirar).

La facilidad de la trasmisión del virus es lo que hace que las medidas sean tan restrictivas. El contagio del germen y el desarrollar o no la enfermedad dependerá del sistema inmunológico (las defensas de cada persona), así como de la cantidad de virus que haya en el ambiente.

Es cierto que los niños pueden llegar a tener síntomas graves pero estos casos son menos frecuentes que en los adultos.

Por lo general los niños presentan síntomas leves, que se pueden confundir con un resfriado común, o simplemente no presentan síntomas.

Justo hemos entrado en la primavera y hay mucha alergia polínica, y el polen muchas veces puede dar malestar general, como sensación de apatía, que parece que tengamos una gripe. Se pueden confundir estos síntomas de alergia con los del coronavirus, cuando empiezan y son leves.

Si el/la niño/a está bien, come, duerme y no tiene fiebre, aunque tenga mocos (por ejemplo, que suele ser habitual en los niños) es difícil pensar que puede estar infectado. De esta manera un/a niño/a podría transmitir el virus y mientras pasar él el contagio de forma leve, moderada o simplemente sin síntomas.

¿Cuándo hemos de preocuparnos los padres?

El síntoma más importante del coronavirus es la fiebre, que se repite en el 86% de los enfermos.

Si nuestro/a hijo/a está más constipado/a, por decirlo de alguna manera, y tiene mocos y tos, cuando nunca jamás tiene tos, y no es alérgico ni asmático, y además tiene fiebre alta, está más decaído y se ahoga, debemos llevar a urgencias a valorar.

¿Qué hemos de hacer si hay algún contagio en la familia?

Tanto si se ha hecho la prueba y ha dado positiva como si no se ha realizado la prueba, pero tenemos la sospecha que un miembro puede tener la enfermedad, hemos de actuar como si la tuviera y llevar a cabo las medidas de:

  • Aislamiento en una habitación
  • Que tenga un lavabo particular y en caso que no sea posible que se desinfecte con legía cada vez que lo use.
  • Sus propios utensilios para comer y asease, todo a parte.
  • Solo una persona quien le cuide (le deje la comida y lo que necesite en la puerta de la habitación donde esté aislado/a).

Consejos

Hemos de ser conscientes que la mortalidad a partir de los 65 años es exponencial por cada año que pasa y nuestros mayores son los que más se exponen a un desenlace trágico, por ello hemos de intentar que las personas mayores no cuiden de los niños en este tiempo.

Además de seguir las medidas de:

  • Higiene: lavado frecuente de manos.
  • Confinamiento: quedarse en casa.

Quizá esta última sea la más difícil para los pequeños, por ello en este enlace puedes leer algunas propuestas para hacer con niños mientas dure eta medida.

Bebés y coronavirus ¿Cómo les puede afectar?

Disponemos de datos publicados sobre la población de China y el resultado muestra como evidencia, que no hay transmisión maternofetal.

La mejor manera de proteger a los bebés es seguir las medidas que se han decretado. La más importante de todas es quedarse en casa.

Es cierto que se han dado casos de bebés contagiados de coronavirus. Al parecer se han contagiado en la sala de parto o en el hospital, por lo que se piensa que la madre no transmite la enfermedad al feto. También se deriva de estos resultados la conclusión que los bebés, en la etapa perinatal (antes del mes de vida), que se han infectado ha sido debido a causas nosocomiales, que es cuando la infección se contagia en el mismo hospital.


Si encuentras interesante este articulo ahora puedes compartir: