La epidemia causada por el nuevo coranovirus: SARS-CoV-2 da como resultado una situación excepcional no conocida antes en el mundo. La infección se ha difundido rápidamente de un país a otro, llegando prácticamente a los 2 millones de individuos contagiados en el momento actual, con el contaje de casos que tenemos en la actualidad.

Aunque la enfermedad en la mayoría de los casos tiene manifestaciones clínicas leves o moderadas y se recupera espontáneamente, puede afectar con mayor frecuencia y gravedad a las personas de edad avanzada y que ya padecen otras enfermedades.

Delante de esta situación lo más urgente e importante es parar la infección, rebajando la tasa de infección a cero.

Para poder conseguirlo debemos realizar una serie de medidas socio higiénicas que consisten en el distanciamiento social, lavado de manos, confinamiento en casa, uso de mascarilla y de guantes.

Estas medidas, sobre todo la indicación del confinamiento social en el domicilio, junto con el miedo a contraer la enfermedad, desequilibran la capacidad de valorar clinicamente otras enfermedades, que no han desparecido y siguen existiendo a pesar del coronavirus.

Estos hechos se han acentuado por la sobrecarga asistencial de estos días o bien por las recomendaciones de que las personas sanas no acudan a los centros sanitarios. Todo ello hace que lleguen menos urgencias (no coronavirus) a los hospitales y centros asistenciales pero las que llegan son de mayor gravedad.

Debido a todas estas razones citadas, una serie de actos médicos, tanto de urgencias como preventivos de atención integral que se han ido practicando de forma sistemática, se han podido encontrar afectados en estos días, como son las:

    • Revisiones pediátricas de lactantes menores de 15 meses
    • Algunas enfermedades crónicas,
    • Vacunaciones
    • Tratamientos específicos.

Si estos actos no se realizan en el momento oportuno dentro de unos meses podríamos estar viendo una serie de problemas sanitarios de gravedad.

Equilibrio entre confinamiento y asistencia sanitaria

Para intentar equilibrar el confinamiento social para erradicar el Covid19 y dar la asistencia sanitaria justa y necesaria, tanto el Ministerio de Sanidad como las Sociedades Médicas nacionales e internacionales han redactado unas recomendaciones pensando siempre que la evolución del brote epidémico es poco previsible y hay que estar atentos a posibles cambios en las recomendaciones y protocolos.

Por ejemplo, en cuanto a la atención pediátrica para garantizar la atención integral de los problemas de la infancia y el apoyo a sus familias o a quienes detenten su guarda y custodia; en cumplimiento de los derechos reconocidos por la Convención de los Derechos del Niño (CDN). Los expertos recomiendan:

  • Reforzar el seguimiento telefónico o presencial a todos los recién nacidos, y asegurar los controles de salud y vacunas al menos hasta los 15 meses de edad; con prioridad de las familias en situación de adversidad o de riesgo social.
  • Incrementar acciones de seguimiento, información y apoyo a las familias
  • Garantizar la asistencia pediátrica necesaria, telefónica o presencial, a niños, niñas y adolescentes.
  • Garantizar las visitas de urgencias telefónicas o presenciales.

En cuanto a las enfermedades Alérgicas y respiratorias:
Durante la pandemia en curso, mientras se fomenta el distanciamiento social, la mayoría de la atención de alergias / inmunología podría manejarse a través de la atención telemática. Y según la gravedad del proceso su médico decidirá si es conveniente una visita presencial.

¿Cuándo debemos acudir a una cita médica presencial?

En los siguientes casos los pacientes han de ser visitados presencialmente:

  • pacientes con inmunodeficiencias primarias
  • pacientes en tratamiento con inmunoterapia subcutánea, tanto para venenos de abejas/avispas como para aeroalérgenos, tratamientos con biológicos, desensibilizaciones a alimentos y a medicamentos
  • pacientes  con asma y /o rinitis de cierta gravedad.
  • pacientes con urticaria no controlada y anafilaxia.

Los pacientes con asma no deben rebajar el tratamiento controlador durante estos días.

Para el conjunto de las enfermedades alérgicas es de gran importancia seguir con los tratamientos prescritos. Seguir igualmente con la prescripción de la inmunoterapia sublingual si es el caso.

En los pacientes con asma bronquial: Si la exacerbación es leve se puede manejar con atención telemática.

Para los pacientes con asma de cualquier gravedad que muestren un empeoramiento del control o una exacerbación aguda, se recomienda la visita presencial siempre siguiendo las normas establecidas para Covid-19.


En general en todas las especialidades es importante valorar el riesgo beneficio de acudir al centro sanitario específico priorizando las medidas de aislamiento físico.

Asistencia sanitaria y medidas de protección para el paciente y el profesional

Siguiendo estas recomendaciones los Centros asistenciales del Grup Policlínic, al inicio de la epidemia se constituyeron como centros verdes para la infección de coronavirus para asistir a los pacientes con distintas patologías en las que esté indicada la visita presencial. Además de ello, para asegurar las medidas de aislamiento se crearon unos circuitos universales para evitar la infección cruzada, control de pacientes a la entrada, normas de desinfección y limpieza de los consultorios después de haber realizado una visita médica y distanciamiento prácticamente total de los pacientes.

Para las consultas en general y para favorecer las medidas de aislamiento, así como garantizar la atención integral del paciente, hemos implementado un servicio de telemedicina por vía telefónica, siendo los profesionales junto con los pacientes los que deciden la posibilidad de la visita presencial con todas las garantías descritas.

Dra. Montserrat Bosque
Pediatra, alergóloga y pneumopediatra de Grup Policlínic