Ya lo decía Darwin en su obra “El origen de las especies: “…Los que mejor se adapten al medio sobrevivirán…y los que no, lo tendrán mucho más difícil…”.

Desde hace unos meses, la mayoría nos hemos visto obligados a cambiar drásticamente nuestras rutinas diarias afectando esto a nuestra salud mental. Este hecho ha supuesto para muchos una oportunidad de crecer y conocerse mejor, pero para otros, ha supuesto todo lo contrario, una dificultad añadida a sus anteriores vidas ya afectadas por alguna problemática… Estas personas quizás experimenten un sentimiento de pérdida, de retroceso, e incluso, sienten que esta situación se mantendrá por mucho más tiempo…

Por ello, la Unidad de Salud Mental de Grup Policlínic hemos redactado una serie de recomendaciones que consideramos de vital importancia para poder llevar mucho mejor los días que nos quedan de confinamiento en casa.

Estas pautas os ayudarán a mantener un equilibrio en nuestra salud mental y garantizar vuestro bienestar emocional. Es importante mantenerse ocupado y mantener “orden” pero hay que evitar estar “hiperocupado”. Es igual de importante permitirse “no hacer nada” o no sentirse bien. “Está bien no estar bien.

  1. Crea una rutina: Es nuestra principal recomendación y la más importante, ya que las demás recomendaciones serán cosas que hagamos dentro de ella. Si recordamos nuestra vida anterior, teníamos esta rutina establecida. ¿Por qué ahora no tenemos en cuenta los horarios de vigilia y sueño, de alimentarnos en las horas que tocan o de pasarnos todo el día en el sofá, pasando de canal en canal sin ningún sentido?
  2. Contrasta la información. Infórmate de fuentes fiables y limita tu tiempo viendo o escuchando programas sobre el coronavirus. Te recomendamos que mires solo una fuente (Ej: Telediario) y lo limites a una vez al día. Procura no hablar permanentemente del tema.
  3. Usa el humor. A pesar de ser una situación difícil, usar el humor a través de las redes sociales o en casa, te ayudará a sentirte mejor.
  4. Haz ejercicio físico: La primera hora de la mañana es el mejor momento para realizarlo. Tu casa se ha convertido en tu gimnasio, y todo lo que hay en ella puede utilizarse para ejercitarse, empezando por el palo de una escoba, unas simples botellas de agua o una silla. Está demostrado que el ejercicio ayuda a segregar endorfinas y otras hormonas que nos hacen sentir mejor. Así pues, nuestro ánimo basal ya estará listo para afrontar el resto del día.
  5. Aliméntate bien: Ahora, incluso más que nunca debemos cuidar nuestra alimentación, sobre todo para fortalecer y cuidar nuestro sistema inmunitario. Divide tus comidas en 4 o 5 y en pocas cantidades. Incluye como mínimo 5 piezas de fruta y verduras en tu dieta diaria, escoge alimentos no procesados, carnes magras y lácteos. “Dime como comes y te diré cómo te sientes”. ¿Cómo os sentís cuando no lo hacéis correctamente? Nunca es tarde para empezar a mejorar. Así que ¿a qué esperas?
  6. Mantén orden en casa. Cómo más ordenado tengas tu casa y tus espacios, más ordenado te sentirás por dentro.
  7. Realiza actividades agradables, refuérzate: No toda nuestra rutina se va a basar en obligaciones de ejercicio, limpieza, trabajo des de casa, cuidado de los hijos/as, etc. Si no mantenemos un equilibrio entre estas obligaciones y nuestras motivaciones (bailar, cantar, leer un libro, crear, etc.) nuestro estado de ánimo empeorará y volverá la apatía y la desgana, y con ello la tristeza y el anhelo de volver a nuestras anteriores vidas.
  8. Importancia del apoyo social: Aunque haya gente sola confinada, muchos no lo están, y por ello deben sentirse privilegiados de poder aun así relacionarse con sus más allegados en la medida de lo posible. ¿Cuántas veces, en nuestras vidas ajetreadas de entonces, habías pensado: “no tengo tiempo de ver a amigos, compartir con mi pareja”,“decirle eso a esa persona tan especial para mí”? Ahora es el momento de pasar tiempo con ellos. No necesariamente tiene que ser a todas horas ni en todo momento, pero sí que estos días deberían ser una oportunidad de mejorar un poco esas relaciones que no habíamos cuidado entonces. Mantén también el contacto social por teléfono o video-llamada con tu entorno externo.
  9. Dedica tiempo a conocerte a ti mismo: La soledad no es mala, el exceso puede llegar a serlo para la salud mental. Ahora todos tenemos más tiempo para pensar, de hacer una reflexión de nuestras vidas pasadas, o también de mirar al futuro y preguntarnos como será. Piensa, que te ha enseñado o que te está enseñado esta época, qué te ha regalado, qué te ha aportado, y no sólo en lo difícil e inaguantable de esta situación.
  10. Acepta y comparte tus emociones. Es natural que sientas miedo o confusión, es una respuesta adaptativa que nos ayuda a estar en alerta. Si le pones nombre a lo que sientes y lo expresas, te ayudará a sentirte mejor.
  11. Pensar en experiencias pasadas. Piensa en esas habilidades y recursos que ya has aplicado anteriormente para gestionar tu salud mental  y afrontar otras circunstancias adversas. Esto te ayudará a recordarte a ti mismo que eres capaz de superar esta situación

Esperamos, con todo ello que intentéis cumplir nuestras recomendaciones, para cuando volvamos a la “normalidad” recordemos esta etapa de manera positiva, como una lección que nos enseñó y nos hizo crecer y evolucionar como personas.

 

Si te ha gustado nuestro artículo puedes compartirlo ahora: