Con la vuelta al cole y sobretodo en los más pequeños es frecuente encontrarnos que los primeros meses se suman a los brotes y plagas de resfriados, gastroenteritis, etc. que aparecen en las guarderías y escuelas.
La escarlatina es una infección producida por la bacteria estreptococo del grupo A. Es uno de estos brotes que pueden contraer los niños a partir de los 4 años y se contagia por medio de la saliva, no existe vacuna de prevención.

¿Cuáles son los síntomas?

Es una infección de garganta del niño y a menudo se confunde con “anginas” puesto que los síntomas son similares (dolor de garganta, sobre todo al tragar, fiebre alta, dolor de cabeza y vómitos y aumento de volumen y dolor en los ganglios del cuello.

La escarlatina tiene como característica una erupción en la piel del pecho, la cara y en los pliegues (cuello, axilas e ingles) de color rojiza y aspecto rasposo al tacto.

El pediatra realizará un a prueba rápida que le permitirá saber en pocos minutos si el niño/a tiene este germen en su garganta. Es lo que llamamos un diagnóstico clínico.

¿La escarlatina tiene tratamiento?

El tratamiento existe y dura 10 días, consiste en antibiótico vía oral, con penicilina o amoxicilina.
Como en el resto de tratamientos es muy importante que el paciente lo complete, así se evitan recaídas y complicaciones, que no acostumbran a darse hoy en día pero y podrían ser graves afectando al riñón y el corazón (fiebre reumática).

Dr. Mario Sanz

Col. 42407 COMB

Pediatra en Grup Policlínic

¿Quieres saber más sobre la escarlatina?


¿Te ha gustado el artículo? Comparte: