La Dra. Marina Garrido Romero nos habla de los mejores tratamientos para combatir la alopecia y de los inconvenientes que tiene acudir a las clínicas low-cost.
-La caída  del cabello no es dolorosa,  solemos usar champús  y tratamientos anticaída pero, ¿cómo acertamos con el tratamiento?

Lo primero que tenemos que hacer es no alarmarnos. Que se caiga el pelo es normal, lo que no es normal es que no se regenere. Debemos considerar que tenemos un problema cuando exista un desequilibrio entre el que cabello que se nos cae y el que nace. También cuando veamos que el cabello que nace no lo hace con la misma fuerza y calidad.

Es fácil en estas situaciones que la gente que nos rodea nos  aconseje o recomiende tratamientos, ya sea porque los han utilizado o los han conocido por publicidad. Hay que saber que la mayoría de champús “anticaída” no son más que un reclamo comercial, con ningún efecto demostrado sobre la pérdida de cabello.

Cuando notemos un aumento en la  caída de nuestro cabello o que  éste no se recupera como lo hacía  hasta entonces, lo ideal es que lo consultemos  con un especialista.

 

– ¿Se usa el mismo tratamiento en hombres y en mujeres?

Efectivamente, la  pérdida de cabello es un hecho que preocupa  mucho tanto a hombres como a mujeres.  En España, el 50% de los hombres sufren  alopecia al llegar a los 50 años. El porcentaje de mujeres con alopecia , en cambio, es mucho menor aunque tiene implicaciones estéticas mucho mayores.

La gran mayoría de casos se deben a la alopecia genética (androgenética), pero los malos hábitos, el estrés y otras enfermedades,  también hacen que el cabello se debilite y caiga. Los tratamientos, a grandes rasgos, son similares en ambos sexos aunque deben personalizarse según el caso de cada paciente.

 

Dra. Marina Garrido Romero Col. 39.378 COMB. Cirugía Capilar.
– ¿Todas las calvicies tienen tratamiento?

Lo primero que debemos detectar es qué tipo de alopecia padecemos. La más habitual es la  androgenética, pero existen otros tipos de efluvios (por estrés, enfermedad, carenciales) y alopecias (cicatriciales, areatas, universales, traumáticas, foliculitis decalvantes). El tratamiento y la efectividad del mismo cambiará según su tipo.

 

– ¿Qué les puede decir a las personas que están valorando el turismo capilar low-cost como opción a un trasplante de pelo?

Se  ha puesto  de moda en  los últimos años  viajar a Turquía para  someterse a cirugías capilares de bajo coste.  De hecho, el gobierno turco subvenciona parte del coste de la cirugía como estrategia de aumento del turismo del país. A raíz de esto, han surgido en estos países un gran número de clínicas que realizan estos procedimientos a precios muy baratos.  

El trasplante capilar es una técnica efectiva y segura si se realiza por profesionales cualificados. Y este es uno de los peligros que nos encontramos en estos países. A pesar de que en Turquía existen colegas especialistas con amplia experiencia y de referencia a nivel mundial (con clínicas que no ofrecen servicio ni tarifas de bajo coste),

en la mayoría de clínicas consideradas low-cost la cirugía la realizan profesionales no médicos.

El instrumental y los medios con los que se interviene al paciente no son los adecuados para este tipo de cirugía.

Desde España controlamos pacientes operados en Turquía que presentan complicaciones y secuelas de sus cirugíasOtro de los inconvenientes es la falta de seguimiento postoperatorio que sufren los pacientes operados en este tipo de clínicas. Un buen postoperatorio, tanto en el control de las curas como en el tratamiento médico a seguir los meses posteriores, es esencial para la evolución de este tipo de cirugía.

En definitiva, es importante pensar siempre que la alopecia, más allá de ser algo estético, es un problema médico. Y por lo tanto, debe ser diagnosticado y tratado por médicos especialistas. De lo contrario, lo barato, puede salir caro.

 

– Cual es la diferencia de su trabajo con el de otros profesionales low-cost?

Actualmente   en España hay   clínicas que están   ofreciendo precios muy competitivos, que hacen que muchos pacientes con menor poder adquisitivo ya no tengan que ir a operarse fuera. En nuestro país, el paciente con alopecia puede encontrar todo tipo de clínicas dónde operarse con el rigor y la seguridad que exige cualquier procedimiento quirúrgico. La gran diferencia de precios entre las clínicas profesionales y las low-cost se debe, en gran medida, a la experiencia del equipo quirúrgico y a la calidad del seguimiento que se hace a los pacientes.

En nuestro caso, el paciente es acompañado desde el primer momento, dando una atención integral a su alopecia y un soporte constante en todo el proceso. Siempre es atendido por personal altamente cualificado (especialistas en tricología, cirujanos y personal de enfermería especialista a nivel capilar y estética), que realizan un correcto diagnóstico y diseñan el mejor plan de tratamiento, de forma totalmente personalizada.


¿Te parece interesante? Ayúdanos a compartir: