Según un estudio realizado por la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) solo el 34,83% de los españoles que se someten a una intervención de Cirugía Estética se informan de la cualificación del médico que se la realizará.

Es importante que la sociedad tome conciencia de la gran intrusión que sufre la Cirugía Plástica. Para evitar males mayores, administraciones públicas, asociaciones de pacientes y sociedades médico-científicas, recomiendan que antes de someterse a una cirugía estética, plástica o reparadora se tome su tiempo para conocer a diferentes profesionales médicos, tanto su trayectoria profesional, como la opinión y consejo para su caso particular.

Le recomendamos que antes de tomar una decisión siga estos pasos:

INFORMACIÓN DEL PROFESIONAL

Igual que cuando sufre del corazón visita al cardiólogo en el caso de desear someterse a una operación estética debe acudir a un cirujano con la titulación oficial en cirugía plástica, reparadora y estética.

En España no existe un registro o listado en el que los pacientes puedan comprobar la formación de su cirujano. Sin embargo, pueden dirigirse a la SECPRE o al colegio de médicos para comprobar la titulación del doctor que les ha atendido.

INFORMACIÓN DE DONDE SE REALIZARÁ LA INTERVENCIÓN

Asegúrese que la intervención será en una clínica o hospital, y no en un piso o domicilios particulares.

EXPECTATIVAS DE LA CIRUGÍA

Los cirujanos plásticos no prometen milagros ni hacen magia. Siempre deben darle unas exceptivas reales y buscar la armonía y la naturalidad en el resultado. Desconfíe del doctor/a que le prometa expectativas que no se corresponden con la realidad. Como adelgazar en dos minutos y sin anestesia.

La misma encuesta de la SECPRE concluye que el 16,48% de las intervenciones de Cirugía Estética practicadas cada año por los cirujanos plásticos españoles tienen como objetivo corregir intervenciones previas. Intervenciones que resultaron defectuosas o de mala calidad tras ser realizadas en centros o por profesionales inadecuados. Esta circunstancia complica las nuevas intervenciones desde el punto de vista clínico. Además conlleva evidentes trastornos emocionales para los pacientes y supone un sobrecoste.

¿Que pide más el paciente?

Las cirugías corporales tienen más demanda frente a las faciales. Siendo el aumento de pecho y la liposucción las que ocupan las primeras posiciones del ranquin (el 26,31% del total de las cirugías pertenecen a aumentos de pechos y el 20,92% a liposucciones). En tercera posición se encuentra la abdominoplastia, la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal y la corrección de la flacidez muscular. Hasta el cuarto puesto no aparece la primera cirugía facial que es la blefaroplastia o cirugía de los párpados.