La razón más significativa del auge del pádel, es que se trata de un deporte relativamente fácil para jugar de manera amateur, además no requiere en principio de gran preparación física. Esto ha hecho que se esté posicionando como deporte de moda.

Cada deporte tiene su riesgo, y en el pádel la falta de técnica o preparación física, así como la ausencia de medidas de prevención, acostumbran a ser las causas más comunes de un buen número de lesiones.

La mayoría de las lesiones en el pádel se podrían evitar, solo hace falta preguntarnos…

  • ¿Cómo estoy físicamente?
  • ¿Llevo calzado adecuado?
  • ¿Llevo la pala, el grip y el overgrip adecuados?
  • ¿En qué superficie juego normalmente?
  • ¿Hago calentamiento antes y después?
  • ¿Me hidrato lo suficiente?
  • ¿Hago descansos entre partido y partido?
  • ¿Cuánto juego a la semana?

COMO TIENEN QUE SER MIS SESIONES DE PÁDEL PARA EVITAR LESIONES

La clave para evitar lesiones es el “entrenamiento invisible”.

Este entrenamiento consiste en realizar ejercicios para reforzar y tonificar las articulaciones y músculos que trabajan durante la práctica de pádel.

Algunos de estos ejercicios pueden ser:

  • Estiramientos
  • Natación
  • Rutinas cardiovasculares
  • Bicicleta
  • Pilates

Estos ayudarán a tener el cuerpo más preparado para disfrutar del pádel minimizando riesgo de lesiones.

Es muy habitual que por falta de tiempo, juguemos a pádel de manera esporádica o como amateur y nos olvidemos de preparar nuestro cuerpo los días que no jugamos.

 

¿CÓMO TENGO QUE PREPARARME?

El calentamiento es esencial, basta con correr suavemente alrededor de la pista antes de jugar. ¡Sin olvidar los estiramientos! Como mínimo se recomiendan 10 minutos antes y después de la sesión de pádel.

Hidrátate bien, antes, durante y después del partido.

Cuidado con las superficies muy duras, absorben poco los impactos y la espalda, rodillas, tobillo y pies sufren sus consecuencias.

¡Controla tu peso! El exceso de peso en personas con vida sedentaria, que ocasionalmente juegan a pádel multiplica el número de lesiones.

Descansa entre partido y partido, igualmente tu cuerpo necesita descansar durante la noche, entre 6 y 8 horas de sueño serán suficientes.

 

¿CÓMO SON LAS LESIONES MÁS HABITUALES?

Por una parte, tenemos las lesiones agudas.

Son debidas principalmente a los movimientos repetitivos y explosivos del pádel. Frenazos bruscos, arranques, movimientos poco naturales del tronco o de las piernas, los saltos… pueden producir desde contracturas musculares o distensiones de ligamentos, incluso rupturas musculotendinosas. Las más frecuentes son en los gemelos y en los sóleos. Pero también podemos sufrir esguinces de tobillos, rupturas o tendinitis aguda del tendón de Aquiles.

Las lesiones más frecuentes en las rodillas suelen darse por movimientos bruscos o de rotación que afectan al tendón rotuliano. Cuidado también con los meniscos y las lumbalgias debidas a arquear excesivamente la columna.

Respecto a las lesiones crónicas

Son debidas principalmente a movimientos repetitivos y cambios de dirección continuos (muy frecuentes en el pádel).

En el codo la epicondilitis (codo de tenista), que es una inflamación de los tendones que se insertan en la parte de fuera del codo. El hombro, el antebrazo y la muñeca también pueden sufrir tendinitis, debido a una técnica inadecuada o por falta de preparación física.

En el hombro con la tendinitis del supraespinoso o tendinitis de los tendones del antebrazo y muñeca, todas ellas producidas en mayor o menor medida por falta de técnica, por la raqueta, el grip y el overgrip incorrecto o por la falta de preparación física, que produce sobrecarga crónica en estos tendones.

En el tren inferior los más castigados son las rodillas (tendinitis y artrosis), los tobillos (esguinces) y los pies (fascitis plantar y tendinitis crónica del tendón de Aquiles, ocasionada por calzado inadecuado o alteración mecánica del pie ).

Para evitar estas lesiones

Es importante y recomendable, pedir consejo a entrenadores especializados para ayudarnos a depurar la técnica y elegir mejor nuestro material de pádel.

 

¿QUÉ TRATAMIENTO NECESITO?

Lo más importante es la prevención, más vale prevenir que curar…

Si ya llegamos tarde, entonces la prioridad es realizar un buen diagnóstico para saber la causa que ha producido la lesión y no solo tratar la consecuencia.

Visita inmediatamente al traumatólogo de confianza, así no se cronificará la lesión (esto es crucial).

El tratamiento tiene que ser mustidisciplinar, con pruebas complementarias pertinentes, estudio de la marcha, valorar variantes anatómicas… y visitar también al podólogo cuando sea conveniente.

Esto ayudará a tener un diagnóstico más preciso y decidir el tratamiento más adecuado y efectivo en cada caso. Como fisioterapia, plantillas de descarga o tratamientos biológicos más sofisticados en casos más concretos y difíciles de tratar.

El objetivo es que el paciente vuelva a su actividad física con plenas garantías y de manera más rápida y segura

En Grup Policlínic disponemos de la Unidad del Dolor y Medicina Regenerativa donde somos expertos en dar solución a este tipo de lesiones, con tratamientos de última generación de ozonoterapia , plasma rico en plaquetas y lo último en medicina regenerativa, los monocitos.

Dr. A. Pairó

Col. 27.311 COMB

Traumatólogo de Grup Policlínic

Especialista en Medicina Regenerativa

Conoce aquí, de la mano de los Doctores Pairó y Adán, los tratamientos más punteros.