El síndrome de Alicia en el país de las maravillas es un cuadro clínico bastante infrecuente caracterizado por episodios de distorsión en la percepción de la imagen. Suele aparecer sobre todo en la infancia y en la mayoría de los casos su principal desencadenante son las migrañas.
Este trastorno debe su nombre a la obra del escritor británico Lewis Carroll, en la que Alicia ve cómo su tamaño cambia en varias ocasiones durante sus viajes por mundos fantásticos.

¿Qué provoca el Síndrome de Alicia en el país de las maravillas?

Este trastorno se puede sufrir en diferentes situaciones neurológicas, pero principalmente es conocido en la migraña, como episodio de aura de la misma. Es decir: antes de que venga el dolor de cabeza, el paciente notará unos síntomas durante un rato, como alteraciones visuales, de la sensibilidad o del lenguaje; esto es el aura.

La particularidad de este síndrome es que la persona nota como diferentes partes del cuerpo propio o de los otros, o el cuerpo entero, cambia de forma y/o de medida haciéndose muy grande o muy pequeña.

El origen de esta alteración está en la actividad eléctrica del cerebro. La migraña origina un cambio en el flujo sanguíneo del cerebro, y a su vez, hace que las señales enviadas desde el cerebro a los ojos se perturben, dando lugar a estas alucinaciones.

¿Cuáles son los principales síntomas?

El principal síntoma del Síndrome Alicia en el País de las Maravillas es la de percibir una imagen corporal alterada. La persona afectada observa partes del cuerpo de un tamaño que no es real, así se pueden ver mucho más grandes o más pequeñas de lo que son en realidad.

Además de la alteración visual también se pueden ver afectadas la percepción auditiva y táctil e incluso espacial. También es habitual en este tipo de episodios, perder el sentido del tiempo, es decir sentir que todo sucede más lento o rápido de lo normal.

Por suerte, estos síntomas sólo duran unos minutos y después desaparecen, eso sí, seguido seguramente del correspondiente dolor de cabeza.

En cualquier caso, las manifestaciones del síndrome no son perjudiciales o peligrosas, y pueden llegar a desvanecerse en un período de tiempo. Igualmente es recomendable consultar a un especialista en caso de sufrir estas percepciones visuales alteradas.

Se especula que  Lewis Carroll, autor de Alicia en el país de las maravillas, sufrió este síndrome, eso explicaría como se le ocurrió escribir las extrañas vivencias de Alicia durante su viaje a través de la madriguera del conejo.

Unidad de Neurología
Grup Policlínic


¡Comparte!